| Sabemos que la luz dirigida embellece. Pero también la penumbra. Impresionismo *en vivo*: Impresionante #arquitectura |

Sombras chinescas. Biombos. Señoras pudorosas o virtuosas impúdicas.

Mucho y poco que se ve a través del pergamino, del vidrio opal, del metacrilato, del policarbonato, del u-glass, del alabastro. Del hielo.

Y ese velo es el que cambia la perspectiva, el que convierte la luz en sombra. El tamiz a través del que pasa la vida y aquellos que la viven por detrás del lienzo. Nosotros somos los que nos hallamos ante el.

Lo anterior, para arquitectos insomnes. Traducción simultánea para todos los públicos: a través de un material translúcido (un vidrio o un plástico, el agua en cualquier estado), intuyes lo que hay detrás. Las siluetas de las personas se ven difuminadas, en penumbra. Parece un cuadro impresionista en movimiento. Y como la arquitectura conmueve y genera emociones, ahí la tenemos.

Translucidez + Movimiento = Emoción por penumbra y visión difusa.

Lo que pasa cuando en vez de a abrir la ventana, se mira detrás de ella 😉