La fábula del emprendedor, el arquitecto, y su local comercial

Érase una vez una señorita joven, aunque sobradamente preparada, que comenzó a trabajar en una