Project Description

Son todas las que están pero no están todas las que son. Algunos arquitectos sueñan con proyectar viviendas que constituyan un referente mundial, como las que se describen a continuación.

Para Leonardo da Vinci, la simplicidad era ” la mayor sofisticación”. Y eso debió pensar, varios siglos después, Mies van der Rohe, cuando ejemplificó la esencia minimalista en la Casa Farnsworth. Su transparencia hace dudar de lo que está dentro o fuera y a su vez, de sí quien la habita forma parte del evocador paisaje que rodea a este retiro de fin de semana en Plano, Illinois. Su estructura de acero, su fachada de vidrio de suelo a techo, su cubierta plana y su absoluta falta de ornamento pronto la convertirían en un clásico contemporáneo. Y así fue como lo que en los novedosos años 40 resultó irreverente por exhibicionista (nunca visto que el vidrio protagonizase una fachada de un refugio en el campo) fue copiado o referenciado hasta la saciedad por multitud de arquitectos poco preocupados por el “efecto invernadero”.

Y es que un arquitecto debe analizar la coyuntura de cada proyecto para que sea único. Nada más único, por ubicación y planteamiento que la Casa Kauffman o Casa de la Cascada. Frank Lloyd Wright logró que las plantas “volasen” sobre el río Bear Run. Parece magia, pero es lógica estructural. Y mientras que en la Farnsworth el edificio quería fundirse con el entorno por “inexistente”, en este caso, se enraíza en el mediante el empleo de materiales orgánicos como la piedra natural para encarnarse en un árbol más del propio bosque, con su copa y su tronco. Se trata de un edificio tan fotogénico como el anterior, cuya belleza le ha hecho protagonizar incluso anuncios televisivos.

Nos trasladamos a latitudes más cálidas para reencontrarnos con la tradición mexicana, con la evocación de las fuerzas de la naturaleza y con la intensidad tonal que caracteriza a la obra de Luis Barragán. Su casa taller reinterpreta la sobriedad formal del movimiento moderno para fusionarla con la alegría, la vida y el sentimiento de la tradición. En la actualidad, la vuelta a los verdes, fucsias y amarillos nos recuerda que los ideales de Barragán no están tan lejos.

Y de la tradición mexicana a la mediterránea. No puedo dejar de mencionar al maestro de los desniveles, de la arquitectura humana y marítima, de las viviendas mirador, de las paredes de cal. José Antonio Coderch hizo historia con su casa Ugalde, cuya idea de proyecto articula a partir de lo que el denomina “una vista estupenda”. Desde ese instante para muchos será habitual plantear “cubos” níveos y disruptivos (en contraste con la tierra y la montaña) en paralelo a las costas levantinas.

Hasta aquí una pequeña muestra de referencias que se repiten, se copian o se interpretan con mas o menos fortuna. De viviendas levantadas hace un siglo cuya estética se mantiene vigente. Porque resulta más eficaz volver a lo conocido que inventar, sí no se tienen recursos, aunque sea momento de repensar las formas de habitar. De plantear nuevos tipos de vivienda, más sostenibles, vivibles y mantenibles. Ahora es cuando hay que conseguir nuevas referencias sobre las que se escriba, al menos, si no en un futuro cercano, sí dentro de unos cien años.