Últimamente noto una preocupante tendencia a dibujar sin “pensar”. A veces se persigue la belleza sin considerar que dentro de lo construido van a vivir seres humanos. O animales. De hecho, muchos animalitos no aguantarían las condiciones infrahumanas en las que malviven algunos habitantes de los recintos de diseño.

Después de analizar cientos de obras, repasar muchos proyectos y corregir otros tantos, tengo claro que hay que trabajar cada recinto para que sea único. Sin querer ofender a ningún cristiano, Dios me libre, voy a formular mis mandamientos del arquitecto con sentido común. Seguro que muchos os identificareis con ellos.

1.- AMARAS A MIES VAN DER ROHE SOBRE TODAS LAS COSAS.
Ni Le Corbusier ni Frank Lloyd Wright han conseguido llegar tan lejos. Lo que algunos podeis considerar una herejía, yo lo creo una evidencia. Hoy en día, la Casa Farnsworth es la inspiración más repetida en todas las viviendas del mundo. Y en otras tipologías.

2.- NO TOMARÁS EL NOMBRE DEL “PASILLO” EN VANO
Por favor, basta de circulaciones que no van a ningún lado. Un pasillo sirve para ir de una habitación a otra, igual que una calle se usa para moverse de un edificio a otro. Si no tiene un uso adicional (almacenaje, mirador, zona de estudio) no sirve para nada. Mengua la superficie útil. No a las dobles circulaciones. No funcionan. Restan espacio vital.

3.- SANTIFICARÁS LA MÉTRICA
Regla de oro: la superficie de un espacio ha de ser directamente proporcional a la cantidad de tiempo que el individuo permanece en él, y al número de personas que potencialmente pueden estar al mismo tiempo. Esto vale para una sala de estar, para el vestíbulo de un edificio público y para un baño.

4.- HONRARÁS AL ENTORNO Y AL ACCESO
No es lo mismo hacer una vivienda en la montaña, que en un bosque, o en la playa. Ni se deben usar los mismos materiales, ni se debe plantear la misma fachada, ni se tiene que proyectar la misma distribución.

5.- NO INVENTARÁS (A NO SER QUE TE CONSIDERES MEJOR QUE LOS DEMÁS)
Llevamos siglos de historia de la Arquitectura. Muchas de las cosas que crees que son originales, datan de hace décadas. Échale un vistazo a Plataforma de Arquitectura, al menos, antes de lanzarte al vacío. Investiga si no quieres meter la pata en un programa de necesidades nuevo. Mejor adaptar con gracia que inventar con desgracia.

6.- NO PROYECTARÁS CON AUTOCAD
Empezar a plantear un proyecto con el ratón en la mano es un delito. Se pierde la idea global. No se piensa. Se cometen errores garrafales. Pedid una Moleskine para Reyes.

7.- NO REPETIRÁS (VISTAS EN 3 DIMENSIONES)
Elige las vistas estrictas de tu proyecto mostrando lo indispensable. No levantes un modelo tridimensional para enfocarlo desde seis enfoques distintos. Nos interesa uno sólo. Los periodistas ponen una sola foto ilustrativa en sus artículos periodísticos. No seas redundante.

8.- NO IMITARÁS A LO FALSO ANTIGUO NI COPIARÁS (EN RESTAURACIÓN)
No te inspires en la casa de al lado si data del XVIII. No hagas balaustres a lo “Ubrique”. Haz Arquitectura de tu tiempo. Los góticos no copiaban a los románicos. Trata de armonizar y no de imitar si no quieres crear un parque temático.

9.- NO USARÁS EL VIDRIO, NI LOS MUROS CORTINA, A DIESTRO Y SINIESTRO
El vidrio, o más bien la propiedad de la transparencia, hace que los edificios se integren en cualquier entorno. Abrimos grandes huecos y la luz entra a raudales en la vivienda. Por la noche, sin embargo, el recinto iluminado se convierte en “iluminador” por la luz artificial.
Pero se ha abusado del vidrio en climas cálidos, orientaciones poco adecuadas (sur, poniente) y sin ningún objetivo específico (está bien ubicar ventanas siempre que tengamos el mar en frente, pero hay lugares donde no conviene estar tan expuesto a las inclemencias del tiempo).

10.- NO CODICIARÁS LOS PREMIOS AJENOS
Piensa un poco más en la personita que va a vivir dentro de la casa y un poco menos en publicar en el Croquis. Crea espacios habitables, ventilados, bien acondicionados. Si quieres experimentar, adelante. Pero trata de que no viva nadie dentro.